Hace unas semanas escribía sobre las ‘referencias de negocio‘ en un artículo que pretendía ser una reflexión que invitara a la participación y el debate. Siempre desde la humildad y reconociendo que en esto del networking soy ‘el eterno aprendiz’. Pero convencido que en el debate, en el compartir ideas, se encuentra gran parte de la innovación y el crecimiento. Por eso me interesa tanto la innovación abierta o participativa.

Pero no todo el mundo lo ve igual. Hay quien piensa que reflexionar, debatir y cambiar impresiones en público podría ser perjudicial. Que podría tener efectos negativos o nocivos. O que solo es una forma de justificación o de notoriedad…

El Dr. Ivan Misner, seguramente la persona que más sabe de networking en el mundo y que es, además, el fundador de la red de negocios más grande del mundo, Business Networking International, suele preguntar en sus redes sociales a la gente su opinión sobre los diferentes aspectos que caracterizan al modelo de networking de BNI. Y no pasa nada malo. Lógicamente. Todo lo contrario. Solo pasa que personas opinan libremente y gracias a eso el modelo BNI lleva progresando 32 años en todo el mundo.

En el caso que me ocupa hoy, los 1 a 1 son las reuniones entre empresarios cuya finalidad principal es conocer mejor a la otra persona para encontrar la manera de ayudarlo ofreciéndole oportunidades de negocio, las famosas referencias de las que traté en mi anterior artículo.

Y la primera pregunta que plantea el Dr. Misner al respecto es si en realidad tiene mayor relevancia en estos encuentros el que se conozcan mejor unos a otros, o comprender mejor el negocio del otro, o crear confianza con los demás. o aprender como generar más referencias.

Las respuesta más fácil sería decir que los 1 a 1 se hacen precisamente por todo ello. Pero la realidad es que cada persona lo hace por razones muy diversas. Incluso los hay que lo hacen por una razón pero dicen que la razón es otra.

La realidad es que es lógico pensar que si quedas con un empresario para tener una reunión de trabajo lo que buscas es negocio. Otra cosa es la visión que cada uno tenga de cómo hacer negocios.

Los japoneses, por ejemplo, jamás hablan de negocios en un primer encuentro. Ellos entienden que lo primero es establecer una confianza, una conexión. Y una vez establecida es entonces cuando ya se puede hablar de negocios.

Y no es mala idea. Al menos para mí. Las mejores reuniones de trabajo son aquellas en las que se ha logrado crear química entre los interlocutores.

Lo malo es que algunas personas se quedan solo en la química y se olvidan de todo lo demás mientras que otros, sin que se produzca ninguna química, terminan cerrando grandes negocios.

Quiero decir que, en mi modesta opinión, una cosa es quedar para tomar un café o una cerveza, otra quedar para cerrar un negocio y otra hacer un 1 a 1.

Los 1 a 1 tienen algo de lo primero, algo de lo segundo y alguna cosa más. Porque el fin último es generar una relación de confianza que te permita hacer muchos negocios juntos, durante muchos años, a poder ser.

Es por esto que los 1 a 1 me gusta dividirlos en tres partes de 10 minutos cada una:

  • Una primera para intentar conectar con la otra persona tratando cuestiones más personales.
  • Una segunda para hablar de forma específica sobre nuestras especialidades profesionales.
  • Y la tercera para establecer la forma de conseguir oportunidades de negocio, las referencias.

Pero si yo tuviera que responderle al Dr. Ivan Misner le diría que lo más importante en los 1 a 1 es la generación de confianza. Porque si un empresario/a no logra inspirarme confianza, no seré capaz de ayudarlo profesionalmente. Y me imagino que lo mismo le pasará a él conmigo.

¿Y tú que opinas?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Cookies info

ACEPTAR
Aviso de cookies